jueves, 8 de marzo de 2012

Después de tanta lucha y tanta revolución: #caramelitodeconsolación.



A mi lo del día de la mujer trabajadora, o el de la mujer, como se ha terminado acortando, me gustaría que no fuera necesario, me dice que andamos necesitadas de homenaje. Me felicitan y no sé muy bien por qué.

Celebramos el terrible atraso de que mucha gente, por ejemplo Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia, a día de hoy, ¡2012!, crea que debe decidir sobre nuestro cuerpo y nuestros derechos... como si fuéramos una especie aparte, además de tontas.
Ayer leí en Twitter:

"#violenciaestructural es tener menos derechos por ser mujer y no tener libertad para decidir cuando y como ser madre" (vía @AmandaMeyerh)

"Y yo que pensaba que "el derecho por excelencia de la mujer" era el de ser un ser humano como cualquier otro... #violenciaestructural (vía @Leidi_Zyanid)
Pues yo también lo pensaba.

Pero está claro que la sociedad en general aún sigue tratándonos con condescencia, aún sigue "perdonándonos la vida", en sentido figurado en el primer mundo; literalmente en los demás.
No se nos juzga igual que a un hombre en prácticamente ninguna situación. Podéis pensar cualquier escena... haced la prueba: imaginadla con un hombre y luego con una mujer. Aunque el matiz sea pequeño será diferente.


Siendo positiva diré que, compensando a las mujercitas que potencian el machismo desde su mal entendida y sumisa feminidad, me rodean hombres que quieren a la mujer tal y como es individualmente. Sin ver el sexo más que para disfrutar cuando toque.
Que vivan los hombres inteligentes que saben ver más allá de todo lo que nos venden 24 horas al día.
Que saben que somos más iguales de lo que pueda parecer y que además eso hace que todo pueda ser mucho más divertido y enriquecedor.
Que vivan las mujeres que no se cansan de luchar día a día porque sigue haciendo mucha falta. Ese micromachismo cotidiano al que no se le da importancia y que nos va minando por dentro lo necesita. Esa doble moral con la que se nos utiliza y se nos manipula lo necesita.

Para que haya evolución tiene que haber igualdad. También, como decían en otro tweet:

" es que hablen de paridad y no de capacidad"(Vía @CEnrama)
Vamos, que si no es por las cuotas que hay que cumplir no se yo si habría mucha mujer directiva...

Después de todo esto pienso que no es casualidad que #Feliz Día de la Mujer, #violenciaestructural y #grandesmentiras sean ahora mismo Trending Topic en Twitter... Es pura ironía.
..................................

He visto un vídeo en una página de Facebook "Estamos hasta los ovarios de los tópicos" en el que TARA, de 13 años canta una canción de Adele con una voz que pone los pelos de punta.
Es iraní, ha tenido que subir el vídeo a Youtube a escondidas porque en su país está prohibido que las mujeres canten en público. La podrían lapidar por esto sin ningún problema.
Ole por TARA, ole por todas las que se rebelan. Si algo cambiara en un futuro habrá sido por ellas, sin duda. Tenéis que oírla.


.....................................

Sí, ya lo sé, dirán algunos que es Irán, está a sólo 5 horas de avión, pero no es España, aquí eso no pasa, aquí los problemas son otros. Se ha avanzado en muchas cosas, ya no nos meten presas por adulterio (fue despenalizado en 1978)...

Aquí, en el primer mundo, cantamos en público y muchas más cosas. Parece que no pasa nada.

Y sí pasa... por ejemplo, como hemos dicho ya, se necesita de la paridad para que haya mujeres en determinados puestos...

Me viene a la cabeza otro tweet: "Preguntarte si estás casada, tienes novio o piensas tener hijos en una entrevista de trabajo sí que es " (vía @Multimaniaco")
Y cualquier mujer sabe que esto es parte de casi cualquier entrevista de trabajo.
Ojo, la igualdad no es que se lo pregunten también a los hombres, es que NO lo pregunten y ya.

Continuando con lo de antes, pasa también algo muy peligroso porque afecta cotidianamente y en todas partes: Se sigue utilizando el sexo como arma de doble filo, como rasero moral... oímos la expresión "todas son unas putas" o palabras como fácil o guarra como insultos con demasiada frecuencia, teniendo en cuenta siempre que NO hay equivalentes masculinos, porque para ellos el tener gusto por el sexo sigue sumando puntos (no tendría que sumarlos ni que restarlos: es inherente al ser humano, tan natural como necesario, ¡ya está bien!)

No hablemos del aborto, la píldora del día después y la educación sexual porque la liamos. Efectivísimas maneras de tenernos controladas. Desde que el mundo es mundo la sexualidad ha ido en contra de la mujer por activa o por pasiva. La iglesia católica haciendo de las suyas y contra las mujeres que piensan por sí mismas, ¡cielos!

Otro tweet: "Mientras Rouco Varela influya en leyes que juzgan mi autonomía como persona, será su día, el mío no " (vía @LaNoviaMenarca)

Todo esto hace que nos replanteemos constantemente nuestra actitud, nuestras reacciones. Nos coarta, nos hace pensar con demasiada frecuencia en el qué dirán y así es más que trabajoso ser tú misma. Te juzgan y te juzgas, que es lo peor.


Y sobretodo en este nuestro primer mundo es el maltrato sutil el que pega fuerte, el que nos lava el cerebro y nos hace sentir mal, nos acompleja y nos come día a día. No nos deja ser nosotras mismas y si lo llegamos a ser es luchándolo y reafirmándolo en muchas conversaciones y actitudes. A veces cansa. Mucho.

Para quien no sepa qué es el maltrato sutil os dejo este precioso y cortito cuento en el que lo dejan muy clarito.
Y nada más.
Que cada ser humano es único, valiosísimo y tiene todo el derecho a ser respetado y que si esta celebración sirve para que alguien reflexione en este tema por primera vez, bienvenida sea.






No hay comentarios:

Publicar un comentario